Saltar al contenido

Qué son los DApps

Qué son las Dapps

¿Qué son los DApps?

Su nombre proviene de la unión de estas dos palabras (D + apps) que, según Wikipedia, se definen de la siguiente manera:

Aplicación informática: “una aplicación es un programa informático diseñado como una herramienta que permite al usuario realizar uno o varios tipos de tareas”.

Descentralización: “es el proceso de distribución o dispersión de funciones, poderes, personas o cosas fuera de un lugar o autoridad central”.

Este tipo de aplicación debe cumplir una serie de características para ser clasificada como tal.

Características de las DApps

Código abierto:

El código fuente de la aplicación debe estar disponible para todos, operando de forma autónoma y sin una entidad que controle la mayoría de sus tokens. Su protocolo puede ser adaptado en función de las propuestas y sugerencias del mercado, siempre que se decida por consenso de sus usuarios.

Descentralizado:

Debe utilizar la tecnología de bloqueo, donde deben almacenarse los datos y los registros de operación de la aplicación.

Incentivo:

La aplicación requiere un activo simbólico o digital para acceder a la aplicación y recompensar cualquier contribución valiosa.

Algoritmo / Protocolo:

Debe generar tokens de acuerdo a un algoritmo criptográfico estándar que actúa como prueba del valor de los nodos que están contribuyendo a la aplicación.

Qué son las Dapps

¿Cómo se clasifican las DApps?

Se clasifican en tres categorías de cadenas de bloques según el modelo que utilizan:

  • Tipo I – Incluye DApps que tienen su propia cadena de bloqueo. Bitcoin sería el ejemplo más conocido, Ethereum y Litecoin son altcoins del mismo tipo.
  • Tipo II – Formado por DApps que utilizan la cadena de bloques de DApps Tipo I, son protocolos con sus propios tokens necesarios para su funcionamiento. Omni es un ejemplo del Tipo II.
  • Tipo III – Formado por DApps que utilizan el protocolo dApps tipo II. Este grupo también está formado por protocolos con sus propios tokens necesarios para su funcionamiento. Un ejemplo sería la red SAFE, que utiliza el protocolo Omni para emitir “safecoins” que pueden utilizarse para adquirir almacenamiento de archivos distribuido.

Un sistema operativo (como Windows, Mac OS X, Linux, Android, iOS) puede compararse con una DApps de tipo I. A Tipo II a un programa de propósito general (como un procesador de texto, una hoja de cálculo, un sistema de sincronización de archivos, como Dropbox). Escriba III en una solución de software especializada (como una herramienta de combinación de correspondencia que utilice un procesador de texto, un informe de gastos de macros que utilice una hoja de cálculo o una plataforma de blog que utilice Dropbox).

Si observamos esta comparación, podemos concluir que las aplicaciones surgirán de los tres tipos que se acaban de explicar y sustituirán a las aplicaciones tradicionales.

Qué son las Dapps

¿Cómo funcionan las DApps?

En términos generales, cada uno de los usuarios de la misma App es un nodo de una red descentralizada en la que todos los miembros actúan conjuntamente como notarios colectivos para cualquier movimiento que se produzca en esa plataforma. En la práctica, nadie debe dar su consentimiento expreso, pero todo funciona automáticamente y el propio sistema es responsable de corroborar la validez de cada interacción a través de un contrato inteligente, es decir, un programa informático que se ejecuta cuando se cumplen las condiciones programadas en su código. Cada vez que se realiza una nueva operación, la información de la plataforma se actualiza en cada nodo, donde se almacena una copia de todo el historial de la aplicación ÐApp, de forma que cada usuario contribuye a mantener la aplicación en pie con los recursos de su ordenador.

Además, este carácter distribuido de una cadena de bloques asegura que, en caso de que desaparezca un nodo, haya muchas otras “copias de seguridad”. Esto lleva a algunos expertos a ver cómo el principal inconveniente de Dapps: almacenar una gran cantidad de datos en una cadena de bloques puede ser caro y aumenta significativamente su tamaño en megabytes, aunque estoy trabajando para mejorar este proceso y encontrar soluciones escalables.

A cambio, las aplicaciones descentralizadas tienen las siguientes ventajas sobre las aplicaciones tradicionales:

  1. La propia encriptación de una cadena de bloques proporciona una gran seguridad. Gracias a esto, la información sensible de los usuarios (como los datos fiscales o el historial médico) está protegida contra el robo, la manipulación o los ataques informáticos por parte de terceros, ya que no existe de forma centralizada en ninguna base de datos.
  2. La información publicada en las redes sociales en el formato App no puede ser rastreada por ninguna entidad central para conocer los gustos o preferencias de los usuarios. Por lo tanto, el uso de los datos personales con fines comerciales es imposible. Del mismo modo, la censura por parte de un administrador central desaparece en este tipo de aplicaciones.
  3. En lo que respecta a la prestación de servicios y al alquiler de bienes muebles e inmuebles, las partes interesadas pueden celebrar contratos mediante contratos inteligentes que se ejecutan automáticamente cuando se cumplen determinadas condiciones. Por ejemplo, cuando alguien devuelve un coche alquilado, actualmente recibe en su cuenta el depósito que usted hizo por este servicio.
  4. No hay cortes de servicio porque todo está distribuido en los nodos, no en los servidores centrales, así que si alguna parte de la red se vuelve inactiva, el resto seguirá funcionando.