Saltar al contenido

Qué es el criptojacking

Qué es el criptojacking

¿Qué es el criptojacking?

El criptojacking (también llamado criptomonedas de minería maliciosa) es una amenaza emergente de Internet que se esconde en un ordenador o dispositivo móvil, y utiliza recursos de la máquina para “extraer” varias formas de moneda digital conocidas como criptomonedas. Se trata de una próspera amenaza que puede dominar los navegadores web y comprometer todo tipo de dispositivos, desde ordenadores de sobremesa y portátiles hasta teléfonos inteligentes e incluso servidores de red.

Al igual que la mayoría de los ataques maliciosos contra el público informático, la razón es el beneficio, pero a diferencia de otras amenazas, está diseñado para permanecer completamente oculto para el usuario. Para entender la mecánica de la amenaza y cómo protegerla, comencemos por conocer algunos antecedentes.

Criptojacking es un plan para usar dispositivos de otros (computadoras, teléfonos inteligentes, tabletas o incluso servidores), sin su consentimiento o conocimiento, para extraer subrepticiamente criptomonedas a expensas de la víctima. En lugar de construir un ordenador dedicado a la minería, los hackers utilizan el criptojacking para robar recursos informáticos de los dispositivos de sus víctimas. Cuando todos estos recursos se suman, los hackers pueden competir con sofisticadas operaciones mineras de criptomoneda sin incurrir en costosos gastos operativos.

Qué es el criptojacking

Si usted es una víctima del criptojacking, puede que no se dé cuenta de esto. La mayoría del software cryptojacking está diseñado para permanecer oculto para el usuario, pero esto no significa que no se note. Este robo de sus recursos informáticos reduce la velocidad de otros procesos, aumenta la factura de la luz y acorta la vida útil del dispositivo. Dependiendo de lo sutil que sea el ataque, se pueden observar ciertas señales de alarma. Si su PC o Mac se ralentiza o el ventilador arranca con más frecuencia de lo habitual, tiene motivos para sospechar que se trata de un fraude.

La motivación del criptojacking es simple: el dinero. Criptojacking puede ser muy rentable, pero ser rentable es casi imposible sin los medios para cubrir grandes costos. Para alguien que tiene recursos limitados y una moral cuestionable, el criptojacking es una forma asequible y efectiva de extraer monedas valiosas.

Si las criptomonedas son anónimas, ¿cómo se utilizan?

Los propietarios de las criptomonedas las almacenan en “carteras” virtuales, que están encriptadas de forma segura con claves privadas. En una transacción, la transferencia de fondos entre los propietarios de ambas carteras digitales requiere que se introduzca un registro de cambio en el libro mayor digital público descentralizado. Los datos sobre las últimas transacciones de bitcoin u otras criptomonedas se recogen en ordenadores especiales cada 10 minutos y se convierten en un rompecabezas matemático. Allí, la transacción convertida en un rompecabezas espera confirmación,

Esto ocurre cuando los miembros de otra categoría de partes interesadas, llamados mineros, resuelven independientemente los complejos rompecabezas matemáticos que demuestran la legitimidad de la transacción. La transacción se completa entonces transfiriendo el dinero de la cartera del propietario a otra cartera. Típicamente, un arsenal de programas mineros trabaja incansablemente para resolver el rompecabezas en una carrera, siendo el primero en encontrar la resolución que autentifica la transacción.

Qué es el criptojacking

El programa minero que resuelve el problema de encriptación recibe primero una recompensa, que suele ser una cierta cantidad de nueva criptomoneda. Este método ha sido especialmente diseñado como un incentivo para aquellos que sacrifican el tiempo y la capacidad del ordenador de sus ordenadores para mantener la red y crear nuevas monedas. A medida que la complejidad de los cálculos para resolver el rompecabezas aumentaba con el tiempo (en particular los del bitcoin), los mineros se dieron cuenta de que incluso los ordenadores más potentes con un procesador potente no podían extraer monedas. Suficientemente rentables para cubrir los costes.

La búsqueda se intensificó añadiendo sofisticadas, a veces múltiples, tarjetas de procesamiento de vídeo a los sofisticados programas de minería para manejar los costosos cálculos. Finalmente, los mineros que querían seguir siendo competitivos aumentaron su negocio creando enormes granjas de computadoras con hardware minero especializado en encriptación a escala comercial. Esta es la situación actual: los que se toman en serio la minería de criptomonedas invierten mucho dinero en competir con otros programas mineros para resolver el primer rompecabezas y reclamar su recompensa.